Banco de tejido óseo congelado para trasplante

Alfredo Ceballos Mesa, Roberto Balmaseda Manent, Mario Pedroso Canto, Carlos Alfonso Sabatier

Texto completo:

PDF

Resumen

Se realizó un ensayo clínico fase I en 32 pacientes que acudieron al Servicio de Ortopedia y Traumatología del Centro de Investigaciones Médico-Quirúrgicas en el periodo comprendido entre los años 1998 y 2000, con defectos óseos de diferentes etiologías o necesitados de reconstrucción esquelética, para comprobar la incorporación de injertos homólogos utilizados a partir de fragmentos óseos conservados en solución antiséptica y congelados a -4° C en refrigeradores comerciales por un periodo máximo de 45 días. Se obtuvo la consolidación en 10 pseudoartrosis de un total de 14 intervenidas en el periodo de 1 año; entre las fallidas, 1 fue por infección. Se creó el lecho apropiado para colocar nueva prótesis en cinco aflojamientos asépticos de prótesis total de cadera. Un techo acetabular consolidado estabilizó una displasia de cadera. Se obtuvo fijación estable en tres artrodesis de cuatro operadas, de ellas, una en curva escoliótica. Fueron rellenados sin recidiva cuatro tumores óseos benignos, tres osteotomías abiertas correctoras y un gran defecto de 7 cms. Se produjo incorporación del injerto en 27 de los 32 casos para un 84 % La trama ósea se conservó siempre en el injerto, lo que garantizó la conductividad para ser invadido por tejidos neoformados en el proceso de osteogénesis. Esta experiencia permite recomendar la creación de pequeños bancos de hueso en refrigeradores situados en la vecindad de los salones de operaciones, de forma que el ortopédico disponga “al alcance de la mano” de ese recurso.