Untitled Document

Invest Medicoquir 2018 (enero-junio); 10(1): 1-2.

ISSN: 1995-9427, RNPS: 2162

 

EDITORIAL

Oxigenación Hiperbárica

Dra. MSc. Marbelia Iglesias González

Especialista de I Grado en Medicina Interna y II Grado en Medicina Intensiva. Profesora Auxiliar. Máster en Ciencias. Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas. La Habana, Cuba.

 

La Oxigenación Hiperbárica (OBH) es una modalidad terapéutica que se fundamenta en la obtención de presiones parciales de oxígeno puro, en el interior de una Cámara Hiperbárica, a una presión superior a la atmosférica.

Se trata de una terapéutica farmacológica, cuyo margen de aplicación está determinado por la presión máxima alcanzada, la duración de la inhalación, la frecuencia y número total de exposiciones.


EFECTOS DEL OXÍGENO HIPERBÁRICO

Resuelve o disminuye la isquemia tisular causada por déficit circulatorio o de transporte. Disminuye el edema tisular (cerebral, medular focal).

Estimula la proliferación neovascular y la síntesis y depósito de colágeno, acelerando la cicatrización.

Posee acción antibacteriana directa e indirecta.

Demarca áreas necróticas separándolas claramente de tejido recuperable.

Acelera la osteogénesis y la deposición del calcio, acelerando la consolidación de fracturas.

 

Indicaciones de tratamiento

Insuficiencia vascular: Lesiones de pie diabético. Úlceras por Insuficiencia arterial, Úlceras por insuficiencia venosa. Aplastamiento.

Infecciones: Gangrena gaseosa. Necrosis infecciosa de tejidos blandos. Osteomielitis aguda o crónica. Actinomicosis.

Lesiones por agentes físicos y químicos: Radionecrosis. Osteoradionecrosis. Cistitis y proctitis actínica. Radionecrosis de tejidos blandos. Congelamiento. Quemaduras.

Alteraciones tróficas: Injertos y colgajos en riesgo, Retardo de consolidación de fracturas óseas.

Necrosis ósea aséptica.

Intoxicaciones: Monóxido de carbono. Cianuro. Tetracloruro de carbono. Sustancias metahemoglobinizantes.

 

Otras indicaciones

Enfermedad Descompresiva. Embolia gaseosa. Edema cerebral. Trauma craneoencefálico y de médula espinal. Migraña.

Sordera súbita. Mielopatía espondilótica. Síndrome de Meniere. Oclusión de los vasos centrales de la retina. Parálisis facial periférica, Polineuropatías, Esclerosis múltiple, Cardiopatía isquémica, Hepatopatía crónica, Enfermedad de Perthes.

 

Marbelia Iglesias González

Correo electrónico: revinvmedquir@infomed.sld.cu